Me encuentro por los interwebs esta simpática y costumbirsta entrada de cómo los norteños dicen simplemente “sí”.

Gracioso!